Un grupo de profesionales realiza pruebas rápidas de coronavirus en una instalación levantada en un barrio de Lima, Perú (Europa Press)