Un hombre con los restos de un proyectil disparado por las fuerzas azeríes en Nagorno Karabaj