Un hombre huye perseguido por las fuerzas de seguridad bielorrusas en Minsk (REUTERS/Stringer)