Un hombre saca agua de su casa en Maracaibo (EFE/ Henry Chirinos)