Un joven come un bocadillo de pollo en una cadena de comida rápida en Beijing (REUTERS/Jason Lee)