Un médico camina por un pasillo de un hospital (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)