Un médico en una unidad de cuidados intensivos del hospital de Estrasburgo (REUTERS/Christian Hartmann)