Un miembro del Comité de Operaciones de Emergencia mira la trayectoria de Laura en su paso por Santo Domingo, República Dominicana (REUTERS/Ricardo Rojas)