Un miembro del personal médico con su equipo de protección en en un ascensor para pacientes con covid-19 en la Clinica Europa de Bruselas, Bélgica (REUTERS/Yves Herman)