Un migrante recibe comida cerca de la frontera entre Serbia y Hungría. REUTERS/Marko Djurica