Un momento de la noche del sábado en Soho, Londres (REUTERS/Henry Nicholls)