Un mozo espera clientes en un bar en Roma (EFE/EPA/MASSIMO PERCOSSI/Archivo)