Un nuevo estudio sobre anticuerpos contra el coronavirus halló que la inmunidad dura como mínimo cuatro meses y reabrió así la esperanza sobre la utilidad de una vacuna. (REUTERS/Cheney Orr)