Un paciente en una unidad de terapia intensiva del hospital Robert Ballanger de Aulnay-sous-Bois cerca de Paris (REUTERS/Gonzalo Fuentes)