Un paciente siendo transportado en el Hospital Metodista de Houston durante el brote de coronavirus REUTERS/Callaghan O'Hare