Un papá reciente en la puerta del hospital AHEPA en Tesalónica, Grecia (REUTERS/Alexandros Avramidis)