Un pariente escribe el nombre de María Eugenia, de 71 años, que murió de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en la puerta del nicho con sus restos en el Cementerio Municipal de Nezahualcoyotl, Estado de México, México, el 21 de agosto de 2020. REUTERS/Edgard Garrido