Un pasajero arriba al aeropuerto de Sídney, Australia, proveniente de Nueva Zelanda. REUTERS/Loren Elliott/Foto de archivo