Un perro cubierto de barro en Batangas City (REUTERS/Eloisa Lopez)