Un quinto de soja y carne de Brasil vendida a la UE procede de la deforestación (EFE/Sebastián Moreira/Archivo)