Un sepulturero camina en el cementerio de Parque Taruma, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Manaos, Brasil, 17 de junio de 2020. (REUTERS / Bruno Kelly)