Un trabajador de la salud toma una muestra de hisopo de un hombre para realizar una prueba de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en un centro de pruebas de COVID-19 dentro de las instalaciones del aeropuerto Zaventem de Bruselas (REUTERS / Yves Herman)