Un trabajador sanitario desinfecta a un compañero antes de acceder a la casa de una mujer de 85 años sospechosa de haber muerto por causa del Ébola