Un tubo de ensayo etiquetado con la vacuna contra el coronavirus, delante del logo de AstraZeneca (REUTERS/Dado Ruvic/Foto de archivo)