Un vecino de los Watts, Nate Trinastich, rompió el espejismo de felicidad suburbana que la familia parecía encarnar.