Una casa arrasada por Goni en Tierra Verde, Batangas City (REUTERS/Eloisa Lopez)