Una científica trabaja en el laboratorio de fabricación donde se produce la vacuna contra el COVID-19 (Steve Parsons/Pool vía REUTERS)