Una cliente carga combustible como parte de los preparativos para el huracán (AFP)