Una de las botellas con medicina tradicional china que el régimen de Beijing obliga a beber a minorías para combatir al coronavirus. Nadie sabe qué tienen dentro (AP)