Una de las exigencias de las enormes concentraciones de protestas que sacudieron a Chile a fines del año pasado fue la adopción de una nueva Constitución que reemplace a la impuesta por la dictadura del general Pinochet.