Una dosis de la vacuna de Sinovac contra el coronavirus en el Hospital Universitario de Brasilia. EFE/ Andre Borges/ Archivo