Una enfermera le administra una vacuna del laboratorio chino Sinovac a una persona en un centro de Salud, en Santiago (Chile). EFE/ Alberto Valdés/Archivo