Una estación de control de temperatura junto a un conjunto de ascensores en el Centro Prudential de Boston el 22 de junio de 2020. (Tony Luong/The New York Times)