Una familia camina en Tokio (Reuters)