Una fila para visitar a la iglesia de la Sagrada Familia en Barcelona (Pau BARRENA / AFP)