Una hembra de oso polar conduce a sus dos cachorros a través de un parche de colorida hierba de fuego. Durante el verano, sin hielo marino donde cazar, los osos polares en esta área están obligados a dirigirse a las costas de la Bahía de Hudson, Canadá.