Una imagen de cómo quedó la zona de la explosión