Una imagen de microscopía que muestra al virus SARS-CoV-2 (NIAID-RML/Handout via REUTERS)