Una investigación de 2006 había hallado que pacientes que murieron de SARS-CoV mostraron una destrucción generalizada de las células germinales con pocos o ningún espermatozoide (Shutterstock)