Una invitación tuitera a comparar la actual caída del salario en dólares con la hecatombe de 2001/2002.