Una mujer con una máscara toma un café en un bar de Roma tras el levantamiento de las restricciones en mayo (REUTERS/Yara Nardi)