Una mujer mira la destrucción a su alrededor (REUTERS/Aziz Taher)