Una mujer posa con un trabajador de limpieza en Londres este sábado (REUTERS/Henry Nicholls)