Una mujer revisa su teléfono en la nueva terraza de al Museo Metropolitano de Arte en su primer día de reapertura (Reuters)