Una mujer y un niño permanecen sentados en una calle en la que piden dinero este miércoles en Tegucigalpa (Honduras). EFE/ Gustavo Amador