Una pareja disfruta de los festejos del 4 de julio en Nueva York