Una pareja y su bebé recién nacido atraviesan una cabina sanitizante para presentar al pequeño ante sus parientes y amigos, una solución con distancia social practicada en Monterrey, México (REUTERS/Daniel Becerril)