Una persona borracha en la calle en el barrio de Soho (REUTERS/Henry Nicholls)