Una persona pasea su mascota en la nieve de Edimburgo (Andy Buchanan / AFP)