Una presión que se ha trasladado también a los crematorios y a los coloridos cementerios mexicanos, muchos de los cuales han tenido que preparar fosas comunes o adquirir nuevos terrenos para absorber el aumento de fallecidos. (Foto: EFE)